Relaciones de pareja

El amor,
Con las manos abiertas.
Para darlo
Y para dejar que se vaya.
Siempre.


El mito del amor romántico nos dice: “el amor puede con todo”; “los que se pelean se desean”; “los celos son un signo de amor”; “los polos opuestos se atraen”; “si estás enamorado no pueden atraerte otras personas”; “no puedo vivir sin ti”; “si me dejas me muero”… Estoy convencida de que todos las hemos oído o utilizado alguna vez. Son fruto de una construcción social que se perpetúa generación tras generación. Nos lo encontramos todos los días: en las películas, los anuncios, las novelas… Y este mes especialmente por el día de San Valentín.


La base de cualquier relación amorosa (y podría decir que de cualquier tipo) debe ser siempre el respeto y la confianza. Nuestra pareja elige estar con nosotros de forma voluntaria y se mantendrá así hasta que cambie de opinión. Es una elección absolutamente libre.


Los miedos a la pérdida nos pueden empujar a conductas de control, celos e inseguridades que proyectamos sobre nuestra pareja. Estas situaciones la convierten en una “relación tóxica”. Tendemos a la idealización de nuestra persona amada, focalizando nuestro objetivo vital en ella.


Suelo utilizar una metáfora para ilustrar lo que debería ser el amor en nuestra vida. Somos una ficha de Trivial con “quesitos” que representan las cosas importantes para nosotros: amigos, familia, salud, trabajo, estudios, aficiones… Cada una tiene su espacio y aunque a veces alguna puede tener un mayor tamaño nunca debe ser nuestra única razón vital. Somos individuos independientes que deciden mantener una relación amorosa y seguramente nuestra pareja se enamoró de nosotros por quiénes y cómo somos. Si perdemos nuestra esencia, si dejamos de cuidar nuestros “quesitos” nos convertiremos en personas dependientes y aumentarán las probabilidades de que se acabe el amor.


Las relaciones sanas se basan en la libertad, como dice @labenitoescribe: “con las manos abiertas”. #primerodepoeta #amor #sanvalentin #dependenciaemocional #amorromantico #mitos #psicología #psicóloga #psicologiabarcelona

Deja un comentario

once − 8 =